Publicidad

Coronavirus: tarjetas y otras alternativas al pago en efectivo

Al principio, cuando el Covid-19 todavía no se había declarado como una pandemia, los expertos desechaban la idea de que el dinero en efectivo pudiera ser un método de contagio peligroso. No obstante, a medida que hemos ampliado conocimientos sobre el virus, esta idea ha ido cambiando. 

tarjetas

La clave para prevenir los contagios por coronavirus, es la higiene. Mediante el uso de gel higienizante, sin tocarnos la cara, usando guantes, mascarillas, manteniendo la distancia de seguridad… son muchas las medidas que tenemos para evitar enfermar, y lo que es más importante, contagiar a otras personas.

Metálico o tarjeta: qué es mejor para los pagos

En base a este razonamiento, hay que tener en cuenta que los billetes y las monedas pasan diariamente por cientos de manos desconocidas, y este virus puede mantenerse cierto tiempo sobre los objetos, por lo que el dinero efectivo se podría convertir en un objeto de riesgo.

Podemos continuar con su uso durante la pandemia, siempre y cuando lo toquemos a través de los guantes, pero esto no es algo recomendable porque estos crean una falsa seguridad, y mucha gente acaba por tocarse la cara con ellos puestos una vez que se han podido contaminar, con lo cual es como si no los llevasen puestos.

El remedio más rápido para no complicarnos más la vida, es realizar los pagos por medio de tarjetas de crédito o débito. Si no disponemos de una, podemos consultar rápidamente a nuestra entidad bancaria, y en un par de días nos será enviada a nuestro domicilio.

Además, hay que tener en cuenta que ahora se ha ampliado el límite de pago sin necesidad de introducir el pin de la tarjeta, por lo que sólo tenemos que acercarla al terminal para realizar la transacción. Rápido, sencillo, y con la garantía de que no ponemos en riesgo nuestras vidas ni la de la persona que nos atiende o el siguiente cliente que realice la compra.

tarjetas

Opciones tecnologicas en los pagos

También podemos realizar los pagos a través de nuestro smartphone. Se trata de un método todavía mucho más cómodo y rápido que el anterior, ya que lo único que debemos hacer es acercar nuestro móvil al terminal adecuado. El inconveniente de esta opción de pago, es que no todos los comercios disponen de la tecnología necesaria, pero normalmente en supermercados y transporte público, es un método de pago completamente viable.

Por otro lado, si consideramos que no es adecuado acudir a lugares donde el riesgo de exposición al virus es mayor, como es el caso de supermercados, farmacias, y otro tipo de establecimientos, el método de pago ideal es a través de internet desde nuestra propia casa. Recibiremos los productos en un tiempo estimado y nos habremos ahorrado el mal trago de pasar por un lugar público con mucha gente, donde lógicamente las medidas de seguridad deben ser más severas para evitar los contagios. Esto es algo que nos obliga a mantenernos en un estado de atención constante ante las acciones que realizamos, además de que el uso de mascarilla y guantes resulta bastante incómodo de por si, y por medio de la compra online evitamos tener que pasar por eso.

  También te pueden interesar estos artículos

 

 

 

 

 

Publicidad