Publicidad

Tarjetas revolving: por qué el Supremo las califica de usura

Recientemente, el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia sobre las tarjetas revolving que ha supuesto un cambio importante sobre ellas. Veamos por qué. 

TARJETAS DE CREDITO

El Tribunal Supremo se ha visto envuelto en un caso en el que este tipo de tarjetas suponían para un usuario un pago de intereses desorbitado, concretamente del 27%, un porcentaje muy alejado de los intereses convencionales. Por esta razón, el Supremo sentenció que se deben rebajar los intereses al 20% como los demás, e incluso calificó dichos intereses como un robo para los clientes de esta tarjeta.

Su funcionamiento

Cuando el usuario utiliza una tarjeta de crédito normal, tiene un acceso limitado al dinero, ya que tendrá que devolver la cantidad que haya utilizado a principios del siguiente mes. Sin embargo, al hacer uso de una tarjeta revolving, los pagos se realizan por medio de cuotas mensuales que resultan muy oportunas para todos sus clientes.

También hay que tener en cuenta que con una tarjeta de crédito común, al no abonar los pagos que corresponden en el momento oportuno, estos se acumulan en forma de deuda y generan una serie de problemas engorrosos para el usuario, cuanto menos.

Sus intereses

Las tarjetas revolving no dan posibilidad de abonar el dinero en un único pago, en su lugar el dinero se va abonando poco a poco. En parte, estamos ante una ventaja para algunos usuarios, que por circunstancias personales quizás no siempre disponen del dinero que se debe abonar si se paga de una sola vez. Lo malo viene con los intereses que gravan la deuda pendiente, ya que pueden llegar a alcanzar el 27% anual, una cifra alarmante para cualquiera.

Para tratar de suavizar el golpe que suponen los intereses para nuestro bolsillo, se permite al cliente escoger la cuota que quiere abonar mensualmente; esta podrá ser fija o teniendo en cuenta el porcentaje de dinero que se ha usado.

Esto también puede parecer una ventaja interesante respecto al resto de tarjetas, pero aquí viene la trampa. Si la cuota que el usuario ha escogido resulta ser más baja de lo adecuado, la devolución que se realice todos los meses no va a ser suficiente para suplir los intereses que tendrá la deuda. De esta forma, la deuda irá aumentando irremediablemente.  

Tarjetas, tarjetas de crédito, robo tarjetas de crédito

El origen del nombre

El nombre procede, valga la redundancia, de todas aquellas posibilidades que se ponen a disposición de sus clientes. Principalmente por el hecho de que cuando el usuario devuelve la cantidad de dinero correspondiente a la entidad, el dinero vuelve a estar disponible para su uso. Revolving viene del inglés, y significa girar, rotar. La definición más adecuada para este tipo de tarjetas es que resultan ser un crédito que se renueva de forma automática una vez superada su fecha de vencimiento cada mes. En otras palabras, se trata de un crédito rotativo, muy similar a una línea de crédito permanente.

Por qué su TAE es tan elevada

Con este tipo de productos lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de escogerlos, es si de verdad se adaptan a nuestras condiciones personales y económicas. Las tarjetas revolving no son aptas para usuarios que no puedan hacer frente a grandes cantidades de intereses.

Solamente para financiar compras, los intereses son del 25%, y si lo que queremos es hacer un traspaso del dinero a la cuenta corriente o sacarlo en un cajero, ascienden hasta el 30%. Son porcentajes muy superiores a los que vamos a encontrar en tarjetas de crédito comunes, que apenas llegan al 20%. Por esta razón el Supremo las ha tachado de abusivas para los usuarios.

Sentencia del Supremo

El tema más importante a tratar durante el juicio, eran los intereses tan exagerados de los que disponía esa tarjeta, en comparación con los intereses de referencia de las demás. Es por ello que el Tribunal ve necesario recurrir a la Ley de Usura, que tiene su origen a principios del siglo XX y todavía continúa vigente. En ella queda expresamente prohibido realizar préstamos de dinero con intereses más elevados de lo normal.

Es gracias a esta ley que los jueces dan por finalizado el juicio sentenciando que las tarjetas revolving deben adaptar sus intereses a los que se toman como referencia y se encuentran publicados en las estadísticas oficiales del Banco de España. Estos son del 20%, muy por debajo de aquel 27% que llegó a aplicar WiZink en el caso que se había llevado a juicio.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *