Publicidad

Aprovechar la tarjeta de crédito en verano

Con la llegada del verano y las vacaciones se multiplica el uso de las tarjetas bancarias, se trata de un método de pago cómodo que además suele presentar algunas ventajas. Es posible aprovechar estas ventajas en tu tarjeta de crédito durante el verano, aunque hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

TARJETAS DE CREDITO

Las tarjetas de crédito se han convertido en una parte de casi indispensable de la economía personal. Tanto como método de pago, como convertidas en herramientas de financiación, las tarjetas siguen siendo una opción cómoda y fácil de utilizar para afrontar los gastos durante todo el año, y también en vacaciones.

Ventajas de las tarjetas de crédito en vacaciones

No obstante no siempre tenemos claras todas las ventajas que podemos obtener de una tarjeta de crédito  o incluso de una tarjeta de debito en estas fechas, vamos a repasar algunas de ellas, sobre todo orientadas a las vacaciones.

Retirada de dinero en cajeros de otros países

Obviamente poder retirar dinero en cajeros de otros países es una ventaja sobre el hecho de viajar portando mucho dinero en metálico. No sólo se trata de una solución cómoda, sino también más segura, pero, que se enfrenta a la cuestión clave de las comisiones por retirada de dinero efectivo en cajeros.

Estas comisiones, además, aumentan por la retirada en efectivo en cajeros de países extranjeros que puede rondar el 4% o incluso un poco más, con importes mínimos entre los tres y los cuatro euros por extracción. A esto hay que sumar que en algunas entidades pueden asimismo cobrar la tarifa del propietario de cajero, la que se denomina surcharge fee.

Pero hay buenas noticias. En primer lugar existen tarjetas de crédito que no cobra comisiones por extraer efectivo ni dentro ni fuera de nuestro país. Esto significaría que directamente la primera comisión, la de retirada, ya no se aplicaría. Posteriormente se trata de encontrar el café la hora de cajeros que no apliquen la tasa anteriormente citada.

Son varias las entidades españolas que emiten este tipo de tarjetas, se trata simplemente de comparar las opciones que se nos ofrecen, además, algunas de estas tarjetas pueden contratarse sin cambiar de banco.

En este post mostramos todo lo que debes saber sobra la cancelación de tarjetas

TARJETA DE CREDITO

El cambio de moneda

Obviamente el ámbito de la Unión Europea esta ventaja no es necesaria, pero, si se sale a países con moneda propia, el cambio de moneda va a ser necesario en la mayoría de casos. Algo que puede ocurrir perfectamente el propio continente europeo, en países como Hungría, Polonia o Dinamarca entre otros.

A la hora de retirar dinero de los cajeros de estos países con divisa propia no sólo podemos encontrarnos las comisiones ya citadas, también podemos encontrar la aplicación una comisión por cambio de moneda.

Aquí también podemos aprovechar las ventajas de las tarjetas de crédito ya que existen tarjetas que no van a aplicar esta comisión por cambio de moneda o por pagar una compra en la moneda diferente al euro.

Seguros de viaje

Los seguros en las tarjetas de crédito es una asignatura pendiente para una gran mayoría de usuarios de este tipo de productos bancarios. No sólo no conocemos habitualmente los seguros más habituales en las tarjetas de crédito, sino que de hecho solemos tender a no conocer ni siquiera los de nuestras propias tarjetas algo que obviamente no está bien.

Cuando decidimos pasar unas vacaciones los seguros de viaje son un elemento muy importante, sobre todo si viajamos al extranjero a países donde las salidas resulte excesivamente cara. Contratar un seguro de viajes exprofeso para suponer asumir el coste de una póliza de seguro que cubra contingencias como los gastos médicos y de hospitalización, la repatriación por enfermedad o fallecimiento, o la estancia prolongada en el país destino por enfermedad o accidente. Contratar este tipo de pólizas hoy en día es más asequible que hace un par de décadas atrás, aun así supone un gasto que en ocasiones es perfectamente evitable con nuestra tarjeta de crédito.

Y es que existen tarjetas de crédito que directamente incorporar seguros de viaje de manera gratuita. Estos seguros en muchos casos cubren todas las coberturas que hemos citado de manera correcta, y se activan automáticamente con la propia tarjeta.

Obviamente la gran ventaja de este tipo de seguros asociados a las tarjetas es el ahorro de costes de la póliza de seguro de viaje. Hay que tener en cuenta también que existen otros seguros de viaje que no hacen referencia a gastos médicos u hospitalización y se centran más en cuestiones como pérdida de equipaje e incluso pérdida de vuelos. Sin embargo, estos seguros para activarse suelen exigir que la contratación del viaje se haya realizado con la propia tarjeta.

Hay que prestar mucha atención a la letra pequeña de las tarjetas ya que es en ella donde vamos a descubrir si realmente tenemos o no tenemos la opción de estos seguros a nuestra disposición.

Descuentos en combustibles y compras en viaje

La opción de los descuentos para repostar combustible está presente en muchas tarjetas de crédito. Estación además se extiende a grandes redes de distribuidores de combustible, por lo que no se centra exclusivamente en los puntos de repostaje de nuestro país.

Pero además, hoy en día existe un gran número de opciones relacionadas con bonificaciones, descuentos y mejoras en compras realizadas con las tarjetas, esto significa que con toda probabilidad podemos llegar a obtener algunos descuentos y bonificaciones en nuestras compras veraniegas que repercute de manera positiva en el bolsillo.

En este artículo reflexionamos sobre la conveniencia o no de los anticipos nómina

CONTRATAR TARJETA DE CREDITO

Cosas que no hay que hacer con la tarjeta de crédito en vacaciones

Sin embargo no todo son buenas noticias. De hecho, del mismo modo que dispone de ventajas mal utilizada la tarjeta de crédito puede ser un auténtico problema en vacaciones, un problema que además afecte a nuestras finanzas personales de manera grave.

Hay dos cosas que nunca debiéramos hacer con la tarjeta de crédito en vacaciones:

En primer lugar utilizar la tarjeta de crédito a modo de herramienta de financiación para pagar las vacaciones. Solicitar a la tarjeta de crédito que se comporte como un préstamo al consumo es una auténtica irresponsabilidad financiera ya que las tasas de interés por disposición en metálico son elevadísimas cuando esta disposición se hace a crédito. Por otro lado hay que tener claro que el crédito utilizado de esta manera no se repondrá hasta su devolución, con lo cual nos va a generar una deuda a corto plazo de intereses elevados y alta exigencia de amortización, generalmente al mes vencido. Incluso en el caso de poder aplazar la deuda ésta sigue mermando el crédito de la tarjeta y aumentando en intereses.

En segundo lugar utilizar la tarjeta para generar sobreendeudamiento es otro grave problema que puede surgir en vacaciones. Cuando se realizan muchos pagos a crédito, sobre todo en una época de ocio y tiempo libre, se corre el riesgo de gastar más de lo que se debe gastar. Esto se va a producir siempre en un endeudamiento por encima de lo previsto, que además, en el caso de las tarjetas de crédito es, como su nombre indica, a crédito y con una tasa de interés elevada. La mejor manera de prevenir esta situación es adjudicar un presupuesto a nuestras vacaciones y no salirnos de dicho presupuesto, combinando el uso de la tarjeta de crédito con la tarjeta de crédito o prepago y la disposición en metálico.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *