Publicidad

Anular o cancelar una tarjeta de crédito

Una de las recomendaciones habituales en todo plan de ahorro domestico es la de racionalizar el uso de las tarjetas. La racionalización pasa no solo por usar menos el producto sino también por desechar aquellas tarjetas que no utilizamos o que nos aportan un exceso de gasto no admisible.

Una vez decidido cuales de las tarjetas que poseemos son las que no utilizaremos más debemos proceder a su cancelación, que no anulación, dos términos estos que pueden parecer iguales pero que no lo son y que no deben dar lugar a confusiones.

Contratar tarjeta de compra aplazada y tarjeta prepago

tarjetas de credito

Anular una tarjeta

La anulación de una tarjeta por regla general va a venir a hacer referencia al proceso en el que solicitamos que una tarjeta física en concreto deje de cumplir sus funciones por un motivo determinado.

Por ejemplo ante una pérdida o robo de una tarjeta podemos proceder a la anulación de ese producto en concreto, que ya no servirá para el acceso a crédito o debito de nuestras cuentas tras su anulación, sin embargo el contrato de tarjeta con la entidad seguirá en vigor y la tarjeta anulada repuesta por otra.

Cancelación de una tarjeta

tarjeta

En este caso sí solicitamos la cancelación del contrato de tarjeta, es decir, solicitamos la extinción de dicho contrato y por tanto, una vez realizada, el producto dejará de existir y sus funcionalidades desaparecerán.

¿Qué tener en cuenta para encontrar la mejor tarjeta con descuentos?

Esta es, como se puede entender, la opción a utilizar cuando en un plan de ahorro deseamos deshacernos de productos lastre como señalábamos al comienzo del post.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *